Regresa el temor de que se privatice la Quinta de Torre Arias

quinta de torre arias

Martín Casariego, el presidente de nuestro distrito, anunciaba esta semana la constitución de la mesa para el futuro de la Quinta de Torre Arias, constituida por el Alcalde y Vicealcaldesa de Madrid, el Delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, por la Delegada de Cultura, Turismo y Deporte de Madrid y por una Concejala del Partido Popular.

Este anuncio venía acompañado del reciente malestar vecinal tras la publicación de un vídeo de Idealista en el que Paloma Sobrini, Directora de Arquitectura y Patrimonio de Madrid, hacía referencia a un posible “convenio para uso público-privado” de nuestra quinta, añadiendo que “no hay peor cáncer para el patrimonio que el desuso”.

Este vídeo ha traido al recuerdo de muchos los escollos que Ana Botella había levantado en 2014 para ceder el espacio a nuestra también vecina Universidad de Navarra y no a la ciudad, pues la última visita de Almeida, en la que argumentaba que “los vecinos decidiríamos el uso de UNA PARTE de la Quinta de Torre Arias” ya había sonado a marteking político.

¿Es posible que a menos de un año de su inauguración, y en pleno estado de reforma para dar sentido a su uso, se desconozca a qué se dedicará la Quinta de Torre Arias, incluido su palacio? La duda es más que notable.

La “mesa para el futuro de la Quinta” por tanto, suena forzada en nuestras calles y en las del vecino Barrio de Canillejas, donde ya sienten que este es un espacio que se les arrancó en su día del barrio y ahora solo resuenan malos recuerdos.

Tendremos que esperar poco más para verlo…

¿Quieres mantenerte al día? Suscríbete por email o a través de las redes sociales:
email facebook facebook instagram

Deja tu comentario

1 comentario

  • ¿Lo mejor para este palacio?… Cesión a una universidad privada, y que corran con todos los gastos. El parque seguirá abierto a los vecinos obviamente.
    Y nueva construcción de una verja, al estilo de la verja del parque del Retiro, sustituyendo el horrible muro de ladrillos.

Contenido protegido