¿Qué va a pasar con la Quinta de Torre Arias? La historia en curso (Parte II)

quinta de torre arias

Desde que en 2016 se abriera al público la polémica Quinta de Torre Arias, han sido numerosas las propuestas para recuperar los usos y preservar el carácter global de este emblemático espacio verde dentro del Barrio Salvador.

A día de hoy, y con una historia muy ligada a los cambios políticos, la Quinta de Torre Arias se encuentra a la espera de que las pasadas elecciones del mes de mayo dirijan su futuro de nuevo, tanto si los nuevos responsables políticos se comprometen con las propuestas sobre la mesa como si no lo hacen.

Las iniciativas propuestas hasta la fecha respetan el carácter carácter agropecuario y de ocio avalado por el Plan Especial que protege a la Quinta de Torre Arias (aprobado definitivamente en el verano de 2018):

  • El Eje verde de las 3 Quintas (Torre Arias, Quinta de Los Molinos y El Capricho).
  • La creación de una granja urbana educativa.
  • La restauración de la viña histórica y la vendimia.
  • La rehabilitación de los invernaderos y sistemas de riego, entre otros.

El compromiso alcanzado con el anterior gobierno de Manuela Carmena no era moco de pavo. 3,6 millones de euros para obras de rehabilitación de sus edificios (palacio, caballerizas, matadero, etc.) y muchas y muy buenas intenciones para lo que se recibía como terreno “gratuito” para el Ayuntamiento pero que resultaba un pozo sin fondo por el estado en el que se entregaba y las obras que parece que nunca acaban.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Barrio Salvador (@barriosalvadormadrid) el


¿Hasta dónde estarán dispuestos a invertir los nuevos responsables del Ayuntamiento?, ¿estarán dispuestos a hacerlo? No hay más que pasearse por los caminos de esta finca para comprobar que queda mucho trabajo por hacer, y eso requiere dinero y nuevos y renovados compromisos.

En los últimos 4 años nos hemos acostumbrado a asociar la Quinta de Torre Arias a “un jardín en restauración” en el que la gente descubre a su llegada la existencia de diversas sorpresas añadidas a su historia original y que no son más que fruto de los trabajadores y vecinos que la mantienen con cariño.

Por ejemplo, nos encontramos con un huerto urbano inesperado, mantenido exclusivamente por jardineros municipales y cuya producción se dona integramente a personas sin trabajo o en situación precaria de nuestro distrito (una media de 50 kilos de hortalizas a la semana entre los meses de julio a octubre) a través de la Plataforma de Trabajadores en Paro de San Blas-Canillejas. En la huerta también se cultivan flores, plantas aromáticas y semillas para otros huertos urbanos de Madrid.

Y el mismo cariño que se nota en el huerto solidario, se percibe en cada rincón, en el que van apareciendo árboles caídos reconvertidos en esculturas o restos de escombros que ahora hacen las delicias de todos los paseantes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Barrio Salvador (@barriosalvadormadrid) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Barrio Salvador (@barriosalvadormadrid) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Barrio Salvador (@barriosalvadormadrid) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Barrio Salvador (@barriosalvadormadrid) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Barrio Salvador (@barriosalvadormadrid) el


¿Veremos algún día cómo la Quinta de Torre Arias deja de ser un reducto para la contemplación y la tranquilidad de sus paseantes y cambia de rumbo? Seguiremos atentos mientras la historia de nuestra querida Quinta de Torre Arias se sigue escribiendo.

¿Quieres mantenerte al día? Suscríbete por email o a través de las redes sociales:
emailfacebookfacebookinstagram

Deja tu comentario