Los peatones y los ciclistas de Madrid sufren más contaminación atmosférica que los conductores

contaminación madrid

Según el reciente estudio sobre la calidad del aire en las ciudades de la OCU, la contaminación atmosférica de Madrid supera los límites establecidos por la legislación de calidad del aire y, no solo eso, los datos de contaminación son hasta un 50% superiores a los datos oficiales que publica diariamente el Ayuntamiento.

Este estudio analiza el daño potencial que causa la contaminación atmosférica durante los desplazamientos diarios habituales al trabajo, a la compra, al colegio, de paseo, en hora punta de mañana y tarde en distintos medios de transporte.

Entre las conclusiones más impactantes:

  • Los que se desplazan a pie o en bicicleta estuvieron expuestos en torno a un 10% más de concentración de partículas que los que se desplazan en coche, aunque los conductores están expuestos también a valores muy altos.
  • La hora punta de la mañana presentó niveles más altos de contaminantes que la de la tarde.
  • Los resultados de las muestras de este estudio no corresponden con los datos oficiales que publican diariamente los Ayuntamientos. En Madrid los valores de la OCU son hasta un 50 % más altos que los registrados en las estaciones de medición oficial en el mismo periodo.

Se han fijado unos límites para garantizar la protección de la salud de los ciudadanos que, a la vista de los resultados de este estudio, no se están cumpliendo en días normales. Este incumplimiento provoca que los ciudadanos estén expuestos de forma cotidiana a niveles de contaminación no recomendables para su salud.

OCU exige a las autoridades implicadas que adopten de forma urgente medidas ambiciosas y eficaces que disminuyan los niveles de contaminación a los que están expuestos sus habitantes de forma cotidiana. Un buen comienzo sería poner en marcha la Ley General de Salud Pública, que incluya una red de vigilancia de enfermedades y un Plan de Salud y Medioambiente, pero también necesitamos estrategias de movilidad y una planificación global de las ciudades para garantizar la salud de todos sus habitantes y, por supuesto, dar una información rigurosa y actualizada a los ciudadanos para que tomen medidas preventivas, se conciencien del problema y se impliquen en la solución.

¿Quieres mantenerte al día? Suscríbete por email o a través de las redes sociales:
emailfacebookfacebookinstagram

Deja tu comentario

Contenido protegido