El Ayuntamiento se compromete a resolver incidencias de limpieza en un plazo de 2 horas

limpieza madrid

El nuevo contrato de limpieza de Madrid, que entrará en vigor el próximo mes de agosto de 2021 y tendrá una vigencia de 6 años, incrementará el presupuesto actual de limpieza en un 45% a cambio de 2.000 operarios más en las calles, mayores frecuencias y mejoras en la maquinaria, entre otros.

Además, los ciudadanos podrán comunicar incidencias de limpieza a través de un canal abierto las 24 horas (teléfono, redes sociales y app). Las incidencias y situaciones imprevistas de limpieza (excluyendo las que requieran actuaciones urgentes de especial complejidad o de emergencia, que se reservan para el SELUR) comunicadas por esta vía, deberán resolverse en un plazo máximo de 2 horas.

También se dará respuesta a otras tareas de limpieza que puedan aparecer de manera especial no programada, asegurando la capacidad y dimensionamiento de los equipos para poder actuar de forma efectiva en el tiempo adecuado. Dichos equipos deberán estar disponibles las 24 horas del día los 365 días del año.

Otra de las novedades del nuevo servicio municipal es la reducción de los tiempos a la mitad para la retirada de los residuos que se abandonan en la vía pública y en el entorno de contenedores, teniendo que ser recogidos regularmente y no pudiendo permanecer en el espacio público más tres horas en horario de 07:00 a 24:00 horas. En el servicio actual se establece un máximo de 4 horas para el distrito de Centro y 6 horas para el resto de la ciudad.

Se incorpora, además, una recogida programada mensual de muebles y enseres de particulares en la vía pública un día fijo a la semana para cada una de las zonas del distrito. La empresa dispondrá de los medios necesarios para avisar al vecindario de este servicio mediante acciones informativas previas y específicas para cada sector en el que se vaya a realizar el servicio.

El nuevo contrato de limpieza contiene una prestación específica en el caso de nevadas, un aspecto que el presente no contemplaba, exigiendo a los contratistas tener un sistema predictivo de análisis y toma de decisiones en vialidad invernal a través de mapas térmicos. Cada adjudicatario deberá realizar este mapa de su ámbito incluyendo el estudio y análisis de las temperaturas de las principales calzadas. Los datos deberán permitir su integración con el resto de las zonas de la ciudad y obtener un mapa único. El mapeo térmico establecerá la relación entre estas variables y cómo interactúan bajo diferentes escenarios climáticos, estableciendo diferentes categorías climáticas para establecer posibles variaciones de temperatura.

Con esta información se podrá conocer el nivel de vialidad invernal al que pertenece cada una de las calles y señalar las zonas críticas donde existe una mayor probabilidad de heladas o nevadas, lo que implicará un uso más eficiente tanto de los recursos como de los fundentes y contar con previsiones más exactas sobre el estado de la vía, así como establecer de una forma automática los medios que es preciso poner en funcionamiento.

¿Quieres mantenerte al día? Suscríbete por email o a través de las redes sociales:
email facebook facebook instagram

Deja tu comentario

Contenido protegido