Así se mejora la visibilidad de los pasos de cebra de la calle Miami

seguridad calle miami

La calle Miami ha sido un punto de conflicto entre coches y peatones durante años. Antes de 2020 por la velocidad de algunos de los automóviles que no se detenían al acercarse a los pasos de cebra cercanos a los parques infantiles y a la entrada lateral de la Quinta de los Molinos, ignorando el Ayuntamiento la solicitud vecinal de proceder a la instalación de badenes. Después, por un problema de visibilidad derivado de los cambios acontecidos a principios de 2020.

En febrero de 2020 la movilidad de la calle Miami cambiaba radicalmente. De dos carriles en un solo sentido se pasaba a uno solo para incrementar las plazas de aparcamiento, mezclándose el aparcamiento en línea con el nuevo aparcamiento en esquina.

Ese cambio parece que obligó a reducir la velocidad de los automóviles de la calle de forma natural, pero también redujo notablemente la visibilidad de los pasos de cebra, pues el nuevo aparcamiento en espiga (o batería inversa), obligaba a los peatones que se disponían a cruzar a meterse físicamente hacia la calzada para ser vistos por los coches en circulación detrás de los coches aparcados, lo cual mantenía el problema en un nuevo estado.

Ahora, el Ayuntamiento de Madrid está realizando obras en la calle Miami para solventar este problema. Reduciendo algunas de las plazas en espiga y ampliando el espacio peatonal con una especie de «muelles» que extienden la acera hacia la calzada para que el peatón que desea cruzar pueda acercarse lo suficiente y ser visto antes de proceder a cruzar.

obras calle miami

Deja tu comentario

Contenido protegido