Los taxis de Madrid un paso más cerca de convertirse en el “nuevo Uber”

tarifas taxis Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha dado el primer paso para poner en marcha una nueva regulación del sector del taxi con un anteproyecto de ordenanza, aprobado hoy en Junta de Gobierno, que ahora deberá pasar por el periodo de alegaciones y lograr el respaldo del Pleno.

Esto permitiría al sector del taxi competir con las VTC con precios cerrados máximos con descuentos y reducir la oferta a la mitad si la demanda cayese más de un 50%. La regulación también les obligaría a cumplir un código de vestimenta para mejorar la imagen del sector: tonos oscuros y zapato cerrado.

Desde que la normativa readaptada reciba el visto bueno de la mayoría en el Pleno, previsiblemente en mayo, cualquier usuario podría precontratar un taxi acordando un precio cerrado (en el que el taxista podría aplicar un descuento) y también sería posible reservar una plaza (modalidad de taxi compartido) para su trayecto. Estas dos fórmulas de contratación previa no serían aplicables cuando el taxi se parase en la calle o en una parada, y siempre se tendría que pactar a través de emisora, aplicación móvil u otras plataformas.

También se incorpora la posibilidad de establecer tarifas fijas en los servicios que tengan origen o destino desde o hacia las áreas de cero emisiones, del mismo modo que para el Aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas.

La ordenanza introduce otras obligaciones para los profesionales del taxi para ofrecer más garantías y seguridad a los usuarios. Se añade un nuevo artículo, el 70, para asignar una licencia por puntos a cada taxi. Este mecanismo permite aplicar de forma objetiva y transparente las sanciones por reincidencia y la habitualidad en los comportamientos punibles que más afectan a los clientes y a la imagen del sector, reduciéndose el número de sanciones que comportan pérdida de puntos (las muy graves): el incumplimiento del régimen de descanso, el quebrantamiento del régimen tarifario (engañar al usuario con el precio) o buscar y recoger viajeros fuera de la parada oficial establecida.

El número de puntos inicialmente asignado a la licencia de autotaxi se verá reducido por cada sanción firme en vía administrativa. El titular de una licencia de taxi afectado por la pérdida parcial de puntos recuperará la totalidad del crédito  una vez transcurridos dos años sin haber sido sancionado. Cuando se haya perdido la totalidad de los puntos, se acordará la sanción de suspensión de la licencia y por tanto la inmovilización del taxi (independientemente del conductor) por un periodo de tres meses a un año. Cumplida la sanción de suspensión, el titular de la licencia recuperará los ocho puntos.

El sector tendría, además, la posibilidad de reducir la oferta en situaciones donde se acreditase una disminución de la demanda de clientes superior al 50 %, petición solicitada durante los últimos meses por las asociaciones mayoritarias por los efectos de la pandemia.

Será el Ayuntamiento el que declare la situación de excepcionalidad para el servicio del taxi. Para ello, el sector deberá acreditar debidamente durante dos meses consecutivos el descenso de usuarios. Solo una vez que el Gobierno municipal haya consultado a las organizaciones representativas su conformidad para aplicarla, procederá a limitar la oferta por un plazo renovable de un mes con régimen excepcional de descanso. Así, las licencias pares podrán prestar servicio únicamente los días pares y las impares, los días impares. Salvo los Eurotaxi, que mantendrán el servicio a personas con discapacidad todos los días. También se modifica el régimen de descansos para eliminar la obligación de prestar el servicio un mínimo de siete horas diarias.

El régimen especial de Eurotaxi se convierte en general para permitir que cualquier titular pueda adscribir libremente a su licencia un vehículo Eurotaxi con las ventajas y las obligaciones establecidas para los mismos, que no cambian respecto a la normativa anterior. En el artículo 22 se incluye la obligación de instalar en los nuevos vehículos un bucle magnético (sistema de sonido) para mejorar la accesibilidad de las personas con dificultades de audición que utilicen audífonos.

Otra mejora que recoge la ordenanza de cara a la modernización y digitalización del servicio es la obligación, en el plazo máximo de dos años, de admitir el pago sin contacto, lo que reducirá los riesgos de contagio por COVID-19. También se podrán emitir tickets electrónicos.

Entre las exigencias a los conductores se encuentra regulado por la ordenanza vigente cuidar el aseo y la vestimenta en la prestación del servicio, pero en el artículo 54 del nuevo texto se explicita un nuevo código de vestir que mejorará la imagen del sector. Se fija que los profesionales del taxi deberán vestir de color oscuro, con zapatos cerrados y llevar jersey, chaleco o chaqueta oscuros en caso de ser necesario.

¿Quieres mantenerte al día? Suscríbete por email o a través de las redes sociales:
email facebook facebook instagram

Deja tu comentario

Contenido protegido